Carbohidratos: un arma de doble filo

Image result for shredded body

Aunque no os lo creáis, a lo largo de los años en esto del culturismo y más si has trabajado en un gimnasio, puedes llegar a ver cosas increíbles.

No es momento de entrar en detalles pero, una de las que más me ha llamado la atención siempre es la creencia popular de que hay que comer mucha pasta.

Image result for shredded body

A ver, no se trata de que la pasta sea buena o mala, pero todo en su justa medida. Para mucha gente, llegar a casa y cocerse un cazo de pasta, era la comida idea post entrenamiento.

Cuando pasaban las semanas o meses y se veían con unas lorzas y barrigas descomunales, no podían comprenderlo.

Los hidratos son la clave

Entonces era cuando tocaba explicarles las diferencias entre proteínas y carbohidratos.

La proteína es el alimento del músculo, vive de ella y es el ingrediente más limpio que te puedes echar al cuerpo. Eso es muy importante.

Related image

Es cierto que para ganar volumen hay que utilizar carbohidratos…incluso también para definir. Pero eso no significa que esos carbohidratos se vayan a depositar en tus músculos nada más.

Al contrario, los carbs que no utilices se transformarán en grasa y toda esa grasa se irá acumulando alrededor de tu cintura o en cualquier otra parte.

Está bien ingerir carbs para tener energía. Ellos son los responsables de proporcionarla antes de un entrenamiento. Pero cuidado.

Image result for shredded body

Un entrenamiento de pesas es completamente diferente a uno de running o natación, y no vas a consumir tantos carbs como en esos.

Por lo tanto, es posible que se te acumulen.

Así que no, aunque está muy buena, la pasta no debe ser tu mejor aliada o tu plato principal. Si quieres ganar tamaño y estar algo marcado, vas a tener que dar el salto a las proteínas, amigo.

No voy a entrar en los tipos de hidratos, rápidos o lentos ni su asimilación por la sangre, pero ten en cuenta que con 400 gramos diarios tienes más que suficiente.

Related image

No abuses de ellos si no quieres verte con un aspecto fofo. Michael Phelps, el nadador, solía decir que se pasaba el día comiendo pizzas y hamburguesas.

Luego tenía ese cuerpazo, pero claro, sus entrenamientos podían consumirle 5 o 6 mil calorías perfectamente. Utilizaba hasta el último gramo de hidratos.

Pero no te confundas, ese no es tu camino.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *