Hombros y espalda: lo que a ellas les gusta

abdominales-chris-hemsworth-thor--644x362

Seguro que muchos de vosotros andáis obsesionados con cincelar unos buenos pectorales, o añadir centímetros a vuestros bíceps, ¿verdad?

Estáis muy confiados de que entrenando esos dos músculos los primeros de la semana, lo tendréis todo ganado para ellas se derritan en la playa con esos musculitos ¿no es así?

Pues dejadme que os desilusione una vez más…¡No!

1461941458_extras_albumes_0_1024

Aunque tener un buen pecho y unos buenos brazos es algo muy bonito y llamativo, lo siento pero la diferencia entre un tipo grande con un buen físico, y otro que solo hace pesas, estriba en la espalda y los hombros.

Eso es lo que a ellas les mola. El típico cuerpo de jugador de waterpolo: un poco de tamaño y, sobre todo, unas espaldas anchas y unos hombros redondos.

Creédme, si tenéis eso, no necesitaréis ni unos grandes pectorales ni unos brazos enormes.

¿Cuántas veces no habéis visto a muchos nadadores o jugadores de waterpolo quitarse la camiseta y asombrar al mundo con sus físicos?

Y vosotros mientras, renegando cínicamente en vuestro sofá, asqueados de la dieta y preguntándoos por qué vuestro físico no se asemeja ni de lejos a esos que veis en la tele.

fisico-esculpido

No queréis creerlo. Le dedicáis más horas de hierro a vuestro cuerpo que ellos, seguramente descansáis más y coméis mejor. ¿Qué ocurre entonces?

Muy sencillo. Que mientras vosotros estáis muy ocupados desarrollando el lunes el tándem pecho-biceps, ellos, especialmente los nadadores en la piscina, llevan a cabo entrenamientos que castigan mucho su espalda.

Es decir, mientras que vosotros os centráis en desarrollaros “hacia adelante”, ellos se desarrollan a lo ancho, de manera que si les veis de lejos, la proporción de espacio que ocupan, es mayor que la vuestra.

Porque, reconocedlo, para vosotros la espalda o los hombros son “asuntos menores”. La espalda no os la veis, y los hombros no son tan atractivos como los bíceps o tríceps, así que los entrenáis de vez en cuando.

thor-dark

Pues os equivocáis. Mirad a alguien en un pasillo estrecho, si puede ser de espaldas a vosotros, y os daréis cuenta de que hay tíos que, sin ser los más masivos del gimnasio, casi tocan de pared a pared con los hombros.

Y mientras, otros que se pasan la vida haciendo pecho-bíceps, pierden toda su credibilidad en cuanto se ponen el abrigo o un jersey. Porque no ensanchan hacia afuera. Tienen la espalda pequeña y los hombros estrechos, y así nunca poseerán un físico llamativo.

cuerponadador

Cualquier nadador con una espalda muy desarrollada, con un pecho normal y a poco que tenga unos brazos algo definidos, ya tendrá, de cara a la galería, un aspecto más atlético y atractivo que alguien que solo trabaja pecho, bíceps, y se deja la espalda y los hombros para otro día.

No cometáis ese error. No infravaloréis ningún músculo. Todos tienen su función y su importancia en el conjunto; si uno es débil, vuestra imagen general se compromete.

Y sin saber cómo, la gente percibirá una sección mal trabajada o poco desarrollada, lo cual afeará y disminuirá el valor de vuestro esfuerzo.

Dadle a cada grupo muscular su día y su ración de esfuerzo. Al final, el ojo humano (incluido el de ellas) capta muchas más cosas de las que creéis que se pueden apreciar. Y todo, absolutamente todo, es importante.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *