¿Sería bueno un gobierno de coalición?

1422892731_823596_1422899397_noticia_fotogramaVeo que la gente se emociona mucho con eso de tener un gobierno de consenso, de pactos, de negociación,…en definitiva, decir adiós a las mayorías absolutas que tanto daño han hecho a nuestro país. Personalmente, creo que es un grave error.

Por lo general, quienes hablan de llevar a cabo un gobierno arropado por una gran coalición de los dos grandes partidos, siempre apelan al ejemplo alemán. Allí, el grupo conservador CDU/CSU tiene como socio de gobierno a los socialdemócratas del SPD, un partido de centro-izquierda que, para muchos, vendría a jugar el papel del PSOE en España…¡De risa!

Por más que muchos se empeñen, en España un acuerdo similar es imposible. Entre otras cosas porque ni el PP es la CDU ni el PSOE, el SPD. Aquí, es el PP el que ha dejado de ser el referente del centro-derecha para pasarse a la socialdemocracia del SPD, mientras que el PSOEpermanece anclado en un espectro de la izquierda que en Alemania duerme el sueño de los justos desde que el mismo SPD abjurara de la doctrina marxista allá por los 60.

En Alemania, tanto CDU/CSU como SPD son buenos conocedores de que, para mantener unas prestaciones y garantías sociales para el siempre trabajador pueblo alemán, es esencial que exista una economía de mercado vitalista, abierta y dinámica, que mantenga sobre suelo firme el bien armazonado rascacielos teutón. Se ve que allí aún no han olvidado el milagro obrado por el ilustre Ludwig Erhard hace… ¡60 años!

Pero la buena memoria de la que hacen gala los a veces fríos e incólumes germanos, no parece existir ni entre nuestra simpática y amigable casta política, ni entre sus serviles ciudadanos. El hecho de que al PSOE, aún cuarenta años después de la muerte del dictador, se le siga atragantando la rojigualda o coquetee con aquellos que regurgitan sobre todo lo que esté relacionado con la economía de mercado, aleja la posibilidad de un acuerdo “a la alemana”, como bien mencionó la siempre dispuesta Mª Dolores de Cospedal.

Al contrario, un pacto “a la portuguesa”, es lo que ha proclamado el amago de Don Juan de los pueblos, Pedro Sánchez, que guía con mano de hierro y contra viento y marea los designios de “su” PSOE hacia la gran coalición de “fuerzas progresistas”, esas que, a diferencia del SPD, niegan las bienaventuranzas de los mercados y alaban las recetas totalitarias de épocas pretéritas como clave del progreso. ¡Ay! ¡Si es que lo de la falta de memoria..!

Por eso, nada nuevo bajo el sol. Mientras el PP siga sin salir del armario y sacudirse los complejos, y el PSOE sin reconocer (como ya hicieron sus primos-hermano del SPD) el liberalismo económico como base del programa social (además de frenar su hemorragia intestinal), la linda pero lejana vocecilla de C´s clamando por un gran pacto nacional, correrá la misma suerte que la del esperanto como nexo de unión entre las gentes.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *